Las superficies de cultivo en España, modernizan sus sistemas de regadío, fomentando una agricultura más sostenible

En España, aumentan las superficies de cultivo y, a su vez, se modernizan los sistemas de regadío con el fin de cuidar del medio ambiente y desarrollar nuevas acciones que velen por la sequía.

Los sistemas de regadío por goteo van creciendo, mientras que los tradicionales sistemas de riego por inundación, comienzan a disminuir. Un nuevo enfoque que ayuda a cuidar de uno de nuestros recursos naturales más importantes, como lo es el agua.

La sequía es un problema que llevamos arrastrando años, y el cual nos obliga a tomar decisiones sobre la actividad agrícola, con el fin de llevar a cabo una producción de cultivos mucho más sostenible. El sistema de riego por goteo, nos ayuda a racionalizar la cantidad de agua, disminuyendo en gran medida la cantidad a utilizar y usando solamente lo necesario para nuestros cultivos, de manera sistematizada y dosificada.

El sistema de regadío por inundación, consiste en aportar el volumen total de agua en un solo riego a la vez, ocasionando que el suelo se moje de manera uniforme y con gran cantidad de agua. Este sistema es muy utilizado para campos donde se cultiva productos como el arroz, el cual es necesario en estos casos. En cambio, en España, comienzan a crecer nuevas superficies de cultivo que requieren de otras necesidades riego y de agua, que se nutren de otros sistemas de regadío mucho más sostenibles como el de goteo.

La extensión de las superficies de cultivo en España, se dividen en: cereales con 926.000 hectáreas, olivar con 785.000, viñedos un 379.000 de, y 345.000 hectáreas de frutales no cítricos, 275.00 de cítricos y 229.000 de cultivos hortícola. Una división de gran variedad de cultivos que van acogiendo, cada vez con más fuerza, los sistemas de regadío por goteo, debido a su sostenibilidad, eficiencia, mantenimiento y buenos resultados.

Eso sí, hay que matizar que, por cultivos, el riego por gravedad o por inundación es especialmente relevante en los cultivos de cereales, donde el sistema supone el 46%.

En cuanto a las comunidades autónomas, el total de superficie de regadío en España, está dividido de la siguiente manera: a Andalucía con 1.095.000 hectáreas, el 29,35% del total, seguida de Castilla-La Mancha con 540.253 hectáreas, Castilla y León con 445.000. En la Comunidad Valenciana, el regadío supone el 45,2% de la superficie de cultivo, el 39,8% en Murcia, el 31,2% en Cataluña, el 30,8% en Andalucía y el 57,6% en Canarias. Lo que supone que estamos hablando de una gran extensión de tierra a regar y las cuáles, poco a poco, van integrando nuevos sistemas de regadío más sostenibles y racionalizados, como el de goteo.

Estos datos, indican la buena dirección que estamos adoptando para un uso más eficiente del agua y los esfuerzos que estamos haciendo durante estos últimos años, enfocados al objetivo de la actual Estrategia 2020, donde se pretende mejorar 800.000 hectáreas, eliminando el riego por inundación, para sustituirlos por otros sistemas de regadío más ecológicos y dosificados como el riego por goteo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *